Comentarios hirientes, ¿Qué hacer?

Siempre hay el gilipollas de turno que siempre hace un comentario que te hiere por dentro, que te sientes tanto odio por dentro que te da ganas de darle una buena leche sin importar las consecuencias.

Este tipo de gente se creen superiores a ti, necesitan rebajar al resto para sentirse así, se creen que tienen el poder en ti, en que tu vida le pertenece. Quieren que tu pasado te persiga y te sientas mal, por algo que a ellos no les gustó y no te sientes mal por ello y esa es su manera de joderte. Lo gracioso es que siempre va acompañado de “te lo digo porque te quiero”, “es por tu bien”, “te lo digo porque me preocupo por ti”, “te lo digo porque soy tu amiga, etc, etc”. Ellos son los que tienen el problema, son los que están resentidos y necesitan ayuda, por eso necesitan descargar toda su shit a los demás, para sentirse bien. Luego, a los pocos minutos hacen como si no hubieran hecho nada y quieren que estés a su lado. 

Encima si se salen con la suya se creen que le vamos a dar las gracias por su sinceridad, por su “interés” y “amor” por nosotros. Es lamentable que sean así de gentuza. Sinceramente eso demuestra la falta de amor, simpatía, empatía,  delicadeza, sensibilidad y educación. 

Te preguntarás, ¿qué hacer cuando hace un comentario hiriente? Hay 5 opciones.

1.- A palabras necias, oídos sordos. Indiferencia total. Pasa de toda la shit que suelte. Si compara tu situación/tu ser con otra que no tiene nada que ver aunque tengan el mismo tema, no te sientas identificado/a y sigue con tus cosas. 

2.- Búrlate de la persona, ríete de lo que haya dicho como si de un chiste se tratara o haz una respuesta ingeniosa en la que sienta que es un comentario hiriente también. También puedes decirle esto (si no lo comprende es que está muy corto/a de mollera):

Un antiguo cuento oriental cuenta que un maestro fue agredido verbalmente por un hombre, y entonces respondió: 

– Hijo mío, si alguien se negara a aceptar un regalo, ¿a quién pertenecería este?

– A aquel que se lo ofreció – contestó el otro hombre.

– Pues, entonces, me niego a aceptar tus injurias – concluyó el maestro.

3.- Defiéndete, insúltale si sientes necesidad. Si esta persona juega con bombas desde el primer round, tu también. Esto seguirá y se insulta hasta que uno cae. Esas son las normas del juego. Luego vendrán sus lágrimas de cocodrilo, pedirá que la respetes, que la comprendas y te echará en cara lo que “te hizo por ti” estos años, y su bla, bla bla de siempre

4.- Intentar conversar con la persona preguntándole qué razones tiene para herirte o sino lo sabes preguntarle porqué te hace daño si tanto “te quiere”. 

5.- Expresar lo que sientes cuando te hiere y hacerle ver cómo se sentiría si tu le hicieras lo mismo. 

Normalmente, la 4 y la 5 no sirve de nada. ¿Lo mejor? Si no sabes qué responderle, ignórale, haz como si no existiera, muestra indiferencia o rechazo a esa persona, o sino riéte. Si sabes qué responderle y se te ha ocurrido una buena respuesta, díselo. En ambas verás como se molesta por tu actitud porque no lo comprende y será una forma de devolverle la pelota y te sentirás mejor.

Te diré algo que espero que te ayude: los comentarios o las palabras hirientes cumplen su cometido, dolerte y arruinarte el día, si estás dispuesto/a a creértelos.

Anuncios

¿Algo qué decir? ¡Dime tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s