¿Tu crees que eso es normal?

Muchas veces oímos que dicen “¿Tu crees que es normal?”, “esto no es normal” cuando algo ocurre que no sea considerado un delito o una imprudencia grave. Son unas de las frases más sonadas en nuestro entorno más cercano. 

¿Qué es lo normalidad para alguien? Es obvio que no todas las personas nos parece algo “normal”o aceptable cosas que vemos y vivimos y eso hace que una persona vea que otra persona hace algo “anormal” cuando la segunda (y más personas) lo considera algo normal.

Si preguntase a cualquier qué es para alguien lo “normal” diría: lo aceptado por la sociedad, cualquier acción correcta y aceptada por los demás, algo ético, algo lógico que es dificil de explicar, etc… vamos, lo normal. Pero, ¿Es correcto pensar así? Es decir, ¿todo lo que sea extraño de ver para nosotros, que no aceptemos por nuestra sociedad, ética, cultura, etc son algo anormal? Yo no lo creo así y enseguida explicaré el porqué.

La idea de normalidad que tenemos está impuesta por nuestra familia, cultura y sociedad. Es por esta razón que entre familias, culturas y sociedades haya diferencias aunque haya situaciones o cosas que conjuntamente son consideradas comunes y estar de acuerdo qué es algo normal y qué no.

Pero, ¿Qué es realmente la normalidad?

La normalidad,objetivamente hablando, es:

  • estadísticamente, es todo aquello que se encuentra en la media de una curva de distribución normal y su conjunto es lo sano, mientras que los que se alejan de ella son los enfermos.
  • socialmente, puede ser diferencia de grado en los comportamientos, costumbres y acciones.
  • culturalmente, la sociedad da y dice qué conductas se consideran normales y las que no empleando un criterio de efectividad, se considera sanos a quienes con capaces de mantener el equilibrio fisiológico y psicológico.
  • en el mundo sanitario es la ausencia de sintomatología y dentro de los límites de la normalidad de la psicopatología.

Todos estamos de acuerdo que siempre hay una ética y normas generales y aceptadas sin que nadie las rechace. Me refiero a valores más básicas como el respeto, la tolerancia, la solidaridad, no matar, la amabilidad, la compasión, la comunicación, proteger a tus seres queridos pero deberíamos entender que socialmente y culturalmente, la normalidad debe ser muy flexible y que debe evolucionar continuamente. El problema es que las personas se vuelven tan conservadoras y cerradas en sus ideales, pensamientos y/o sentimientos y en su “ética” que no aceptan algo que para el resto es algo normal y ahí es cuando vienen los problemas.

Lo ideal es que seamos capaces de no ser conservadores y abrir nuestra mente, aceptar las actualizaciones sociales que van surgiendo e implantando a lo largo de los años. Esto se puede aplicar a todo lo que conlleve una opinión o crítica al respecto como la amistad, el amor y la forma de amar, el uso de Internet y redes sociales, todo lo relacionado con las aficiones, el sexo y orientaciones sexuales, la intimidad, las leyes familiares, la religión, las costumbres y aspectos muy concretos de la cultura que pueden ser aceptables o no, la moral, la ética y conceptos como el maltrato, la tolerancia, la paciencia y el respeto. Aceptar o no algo como normal u obsceno es algo que depende si se es conservador o liberal.

Subjetivamente, una persona puede ver algo en otra persona que no le guste y diga que no es “normal” simplemente porque esta persona nunca lo haría o lo desprecia, pero eso no quiere decir que tenga el derecho de obligar a esa persona que no lo haga, que se le desprecie, que le falte el respeto y le insulte, tanto delante de él como contándolo a otras personas sólo para “quitarle esa manía”.  Si a ti te molesta o te da repelús, ignóralo, no mires y punto. Mientras que otras personas lo vean como algo normal, no haga daño a nadie y no se considere un trastorno o enfermedad mental (y no a tu criterio sino la de un profesional sanitario), sólo será una opinión barata, todo lo que se le haga en su contra es por puro egoísmo y estará más que claro que esa persona no se estará haciendo daño ni a esa persona tan cerrad, ni a sí mismo ni a los demás.

Si para alguien, lo que tu llegues a hacer te hace feliz, no lo entiende y niegue que tal cosa no te hace feliz y que es algo enfermizo, que lo odia, y que lo quita porque lo hace “por tu bien” basándose en sí mismo (de que ella lo ve repulsivo o que jamás haría), se puede considerar un comportamiento y un pensamiento enfermizos y psiquiátricos. Esto no sólo es aplicable en ideales, sino en aficiones e intimidades.

Mientras que no hagas daño físicamente o maltrates psicológicamente a los demás, no cometas delitos, violes los derechos humanos y te pases los valores éticos, morales y cívicos más elementales y universales (que están comentados más arriba) por el forro de los pantalones, NADIE es alguien para quitarte aquello que te llena como persona. Así que defiéndete y sigue con aquello que te hace feliz, lo que haga o diga la persona que no esté de acuerdo no tiene porqué pararte.

Anuncios

¿Algo qué decir? ¡Dime tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s