Cómo prepararse unas oposiciones

En este artículo os daré unos consejos de cómo prepararse unas oposiciones, en mi caso fue el EIR, pero creo que lo que voy a aportar puede aplicarse en cualquier tipo.

Para poder prepararse bien unas oposiciones, lo primero que se debe tener es tiempo: no se puede preparar un examen en muy pocos meses. Recomiendo que sean 6 meses mínimo.

Lo siguiente que hay que tener es voluntad, no sólo a la hora de ponerse a estudiar cualitativamente sino también cuando se debe estudiar aunque esté cansado/a al llegar de trabajar o antes de ello. Lo importante es que tengamos la voluntad suficiente para que ningún obstáculo nos demore.

También es muy importante la organización, es decir, hacernos un calendario adaptado a nuestra vida y cumplirlo. Para cumplirlo se necesita otro ingrediente importante, la constancia

Los períodos de descanso son importantes y necesarios porque sólo estudiar y trabajar sin tener tiempo libre o diversión no nos darán buenos resultados en el examen. La duración de los descansos puede variar pero puede ser a partir de 2 días y como máximo una semana. Si son dos días seguidos se puede hacer cada semana (por ejemplo, que coincida con el fin de semana). Si se hace 1 semana se puede hacer cada 2 meses. No recomiendo que se estudie por las noches, sino dormir mínimo 8 horas para que el cerebro se recupere y al día siguiente se sienta con energías para el estudio.

Respecto a la cantidad de horas de estudio, lo recomendable son de 7 a 8 horas diarias; 4 por la mañana y 4 por la tarde si no trabajas. Si estás trabajando debes adaptarte a tus turnos de trabajo, si puedes estudiar de 2 a 3 horas aprovéchalas, aunque sólo puedas 1 hora.

Otro aspecto importante es el apoyo que puedas recibir de tu círculo cercano, ya sea amigos, pareja y/o familiares. Te recomiendo que aquellas personas que sólo te dan presión, ansiedad, que no te dejan tener momentos íntimos o personales, que critiquen el hecho de que no hayas avanzado o hayas empeorado, los ignores o te separes temporalmente de ellos. La presión y angustia que te puedan dar no van a beneficiarte, no ayudan ni dan apoyo como ellos crean. Si estas personas son capaces de quitarte cualquier cosa que utilices para relajarte y sólo les importa que estudies, creéme, no te hacen ningún bien. Es importante que, si tienes momentos de depresión, es poder sentirte comprendido y que sean empáticos contigo. Si estás desanimado, triste, sin ganas de abrir el libro y por mucho que lo intentes no te puedes concentrar, lo mejor es dejarlo para otro día; no te sobreesfuerces porque obligándote sin poder concentrarte no podrás estudiar ni interiorizar los temas a tratar.

Debes ser consciente que la ansiedad, el miedo, la incertidumbre y, posiblemente, la baja seguridad o confianza en uno mismo pueden aparecer en cualquier momento en el tiempo que hayas decidido dedicar para estudiar, por lo que debes  ser fuerte de mente, confiar en ti mismo y quitarle la importancia a aquello que te pone histérico/a. Haz ejercicio físico para quitar el estrés y la ansiedad o, simplemente, pasea.

Los días anteriores del examen repasa los temas o conceptos que más te cuestan, repásalos una y otra vez. Luego procura descansar las mínimo 8 horas de sueño. Si te sientes nervioso/a, tómate una infusión o un té relajante, nunca te automediques utilizando hipnóticos o tranquilizantes tipo Valium porque puede ocurrir que el día del examen te quedes dormido/a y no puedas hacerlo. 

Al dia siguiente, el día de la verdad, no estudies por la mañana y mantente ocupada durante el día para descargar toda la adrenalina que tu cuerpo está sintetizando, mantente en calma en todo momento.

Cuando llegues al centro, concéntrate en ti mismo/a y no hagas caso de los nervios de tus compañeros opositores, los que repasan en el último momento y los que se quejan. Mantén una mente positiva, piensa que ya tienes la plaza y que vas a ese examen únicamente para defenderla, confía en ti mismo/a y mantén la cabeza fría y libre de pensamientos negativos y estresantes

Te recomiendo que vayas al baño antes de hacer el examen, consigue tapones si se permite y mantente concentrado/a en tu examen y en defenderte y en tu plaza, olvida que tienes el resto a tu alrededor. Está permitido llevas golosinas, caramelos, chocolatinas o bombones (pero no patatas fritas de bolsa) y bebidas como coca-cola o agua. Es imprescindible que los lleves ya que necesitarás azúcar para que tu cerebro rinda al 100% durante el tiempo de examen.

Para hacer un buen examen, sigue estos consejos:

1.- confía en tu intuición

2.- lee muy bien las preguntas, subrayando o rodeando las palabras clave que te preguntan.

3.- si dudas SÓLO entre dos respuestas, arriésgate.

4.- si no sabes una pregunta pasa a la siguiente.

5.- si has respondido una pregunta con total seguridad, NO LA VUELVAS A REPASAR.

6.- es fundamental que por cada pregunta tardes como máximo 1 minuto.

7.- suele pasar que una pregunta te ayude a responder a la otra, aprovecha la ocasión y contéstala.

8.- dibuja, define o hazte un esquema muy simple antes de contestar a la pregunta para tener los conceptos clave y no liarte.

9.- si dudas entre varias respuestas y quieres contestar porque crees que la sabes, párate en cada una de las respuestas y decide si es correcta o no. Si después de analizarlas ves que aun sigues dudando, marca las que creas que son las posibles correctas y pasa a la siguiente pregunta.

10- como mínimo, haz dos pasadas: una al contestar y la otra para repasar las preguntas que tenias dudas. si tienes tiempo para repasar las que no sabes (por si te entra la inspiración que puedas responderla o lo que sea), hazlo, pero te ADVIERTO que es es muy arriesgado y es mejor dejarlas en blanco que no contestar a la ligera.

11- cuando te notes al 100% de tu concentración, haz las últimas 10 preguntas del examen, suelen ser fáciles de contestar si se tiene la concentración adecuada. después de contestar las que sabes (que debe de ser las 10 o mínimo 8), regresa al punto donde te quedaste y sigue haciendo el examen.

Cuando salgas del examen haz lo que te diga tu interior: si tienes desahogarte llorando, hazlo  si necesitas hablar y hablar, hazlo, si quieres desconectar hasta saber los resultados, hazlo. Si se enfadan los demás porque no les das explicaciones o estás muy pesado/a, que se enfaden.

Si has estudiado no vas a arrepentirte nada de lo que has hecho en el tiempo de estudio. Habrás hecho lo que has podido. Recuerda que en unas oposiciones no todo depende de ti, hay muchos factores que influyen en tus resultados.

Por último, el día que el Ministerio den las respuestas correctas, mira cuáles tienes correctas y los que no, y repasa todas las preguntas buscando información para ver si puedes impugnar algunas si no estás de acuerdo. Eso sí, impugna las preguntas que te lo den como incorrectas, no las correctas, porque sino perderás puntos.

Anuncios

Un pensamiento en “Cómo prepararse unas oposiciones”

¿Algo qué decir? ¡Dime tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s