El arte de crear

Crear algo es algo maravilloso: creas tus propios trabajos, te llena creando y desarrollando los proyectos que has decidido hacer, abres tu mente y creas un mundo imaginario en la que te sientes muy cómodo/a y que cada vez es más complejo y rico en detalles, incluso aprendes a escribir y a expresarte mejor. Por eso yo soy de esas personas que me encanta dibujar, escribir y crear todo tipo de historias.

Aunque siempre te encontrarás con dos enemigos: el bloqueo creativo (ausencia de ideas) y la falta de motivación cuando estás pasando momentos difíciles. Lo peor es cuando éstas dos se ponen de acuerdo y te “atacan” a la vez. Eso es lo que me está pasando ahora mismo y es como si tuviera ganas de rendirme pero, me pregunto: ¿Por qué debería, digo yo? En cierto modo no estoy vacía de proyectos sino que parece que una parte de mi mente, que es la que se encarga de mi creatividad, se haya ido a Honolulú y todavía no ha vuelto, el muy desgraciado…

Ahora en serio; que tengas esos dos “síntomas” a la hora de crear es algo bastante molesto y agota a cualquiera. Pero, ¿Qué se puede hacer?  Te daré varios consejos para prevenirlos y los recuperes:

1.- Ten paciencia. Crear algo no es hacerlo en tres días. Si te tiene que tomar una semana, dos semanas, 4 semanas , incluso meses u años, no importa. Lo importante no es el tiempo sino hacerlo con ganas y de la calidad que tú desees entregárselo al público.

2.- Evita el plagio o las copias descaradas de material de otros autores. Una cosa es que te sirva de inspiración o que a partir de tu creación le hagas un tribute o un “guiño” y otra cosa es copiar en su totalidad o casi de esos trabajos y los hagas como tuyos.

3.- Si estás en un momento de un bloqueo creativo, lo mejor que puedes hacer es dejar de pensar en ello y realizar otra cosa: ver la televisión, escuchar la radio, leer libros o ver revistas, si te gusta los videojuegos, juega… Estoy segurísima que en cualquier momento se te encenderá tu bombillita y se te ocurrirá algo brillante o que almenos te guste.

4.- Cuando se te ocurra alguna idea que te guste, inmediatamente escríbelo en algún folio o algún procesador de texto del ordenador. Hasta si quieres, le puedes añadir imágenes para que te sea más fácil recordarlo posteriormente.

5.- Si te encuentras en la fase de falta de motivación, haz cosas diferentes a la que haces normalmente como por ejemplo, pasea por tu localidad, haz ejercicio físico, juega a algo… haz lo que sea para animarte, lo que más te guste y apetezca. Sobretodo, evita el aburrimiento.

6.- Para hacer el proyecto más creativo (sea animación, historia, relato, poesías…) y único, añádele algo personal tuyo. Cualquier experiencia y/o situación buena o mala que hayas vivido o visto que consideres que pueda aportarle más riqueza será lo suficientemente válido para que el público se sienta identificado y aumente las posibilidades de que disfrute más de lo que puedas imaginarte.

7.- Para aumentar la motivación y la inspiración hacia tus proyectos, busca elementos que ayuden a tu creatividad, como por ejemplo: escucha música (una canción animada te ayuda a las escenas de lucha física, a las ganas de tener una aventura, a sentirte vivo/a; una balada es ideal para escenas románticas, tristes, melancólicas o dramáticas…), también busca imágenes que te puedan ayudar a imaginar y escribir lo que tú deseas plasma (sea describir un paisaje, un personaje, un diálogo o una escena completa). En cuanto encuentres esos elementos utilízalos y escribe las ideas que posteriormente se te ocurran, por más absurdas que te parezcan.

8.- Nunca juzgues la importancia de cualquier idea que obtengas por muy absurda o estúpida que parezca, puede ser bastante buena o que, a partir de ésta, aparezca otra mejor.

Seguramente la riqueza y la capacidad creativas disminuyen o “desaparecen” simplemente porque se ha dejado de aportar conocimientos culturales, se ha dejado de activar la imaginación a través de la lectura, se ha procurado sostener una mente cerrada en saber algo muy en concreto y sin ganas de seguir informarse y/o investigar…por lo que el bloqueo creativo, la falta de motivación y sobretodo, la falta de cultura (que no es menos importante), surgen como si de una pesadilla se tratara.

El truco está: encontrar la forma de encender nuestra bombilla de forma permanente. Dicho de otra manera, mantener la mente abierta, con ganas de aprender más cosas, de mantenerla activa toda nuestra vida, dándole energías por el día y, muy importante, descanso durante la noche. No sólo conseguirás que tu cerebro se mantenga joven y con una gran capacidad de creatividad, de conocimientos y de inteligencia adquirida a largo plazo, sino que también tendrás menos posibilidades de padecer enfermedades cerebrales, trastornos psicológicos y psiquiátricos.

Anuncios

¿Algo qué decir? ¡Dime tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s